Yo soy mi rio, mi claro rio que pasa

a tumbos en las piedras.

Me circundan las horas y las ondas,

no se adonde me arrastran,

desconozco mi fin y mi comienzo.



Eugenio Montejo, Terredad 1976